1. Introducción: dos filósofos y tres psicólogos

Elsa Punset nos habló durante mucho tiempo, todas las semanas, de inteligencia emocional en la televisión. Nos hablaba de la intuición como forma de conocimiento y de la empatía como forma de conducta. Ponía ejemplos de personas que actuaban con patrones de cordialidad, en vez de mostrarse rigurosos y estrictos. Hablaba de los cambios que pueden adoptarse en la educación o en la empresa para organizarse con patrones no autoritarios, sino cooperativos y solidarios.
Y señalaba que todo eso es inteligencia emocional. Elsa Punset es filósofa y se niega a presentarse como psicóloga. Una filósofa que trabaja en el campo emocional desde la filosofía y que, además, divulga sus experiencias y conocimientos en la televisión.

Hemos citado a Daniel Goleman y su libro Inteligencia emocional, de gran repercusión mediática (1995), que divulgaba las experiencias de investigadores avezados en el campo de la conducta, tales como Salovey y Gardner, y de otras investigaciones y descubrimientos en el campo de la neurobiología cerebral, poniendo de relieve la importancia de la inteligencia emocional frente a la inteligencia racional y constatando la existencia de una zona del cerebro donde tiene lugar la reactividad emocional. Goleman es psicólogo y periodista. Elsa Punset y Goleman tienen  n común sus tareas como profesionales de la comunicación y, además, el que su divulgación afecta a la inteligencia emocional, si bien ambos se presentan con diferentes títulos profesionales: filósofa, Elsa; psicólogo, Goleman.

De entrada, eso parece indicar que estamos en un territorio en el que los límites pueden no estar muy bien establecidos y que las tareas y propósitos pueden acometerse desde formaciones diferentes.