7. Otro caso de un profesor que se encontró a sí mismo

La experiencia. También este profesor hizo el curso a distancia con el Instituto Virtual de Ciencias Humanas. En su última comunicación escribía:
«Echo una mirada hacia atrás y advierto el gran cambio que el análisis de las emociones ha producido en mí y cómo en poco espacio de tiempo he aclarado la búsqueda de años… Imagino un futuro que mejora de forma espontánea, sintiéndome pleno, lleno, presente a voluntad en todas partes, sintiendo en mi cuerpo unicidad y plenitud. Lo más que visualizo de este futuro es que es altamente constructivo y me invita a vivir y maravillarme, a realizar mi  propósito, a quererme y a querer a los demás… Siento el fluir de la energía, es una sensación liberadora».

El gran cambio personal. En estos ejercicios, realizados con el modelo que ya conocemos, las personas experimentan un gran cambio, que no supone que la persona sea otra (es la misma), sino que se vive en otra dimensión, con sensación de plenitud, presencia anímica y corporal, llena de motivación y creatividad y un espíritu conforme consigo mismo y abierto a los demás. Y, especialmente, una sensación liberadora, llena de energía vital. Y, con ello, la sensación de haber recorrido un largo camino en un tiempo muy breve. Y es significativa la invocación al proceso corporal en el que se sustancia el cambio emocional. Es así. Todo ocurre en el cuerpo y en él está nuestra conciencia.